The Golden Circle´s Seed

La semilla del circulo dorado.

Imagen

Una poderosa herramienta que nos podemos encontrar en la actualidad para comenzar cualquier actividad de la vida es el círculo dorado.  Simon Sinek es el auto de este tipo de visión para intentar explicar las claves del éxito de algunas personas/empresas y ayudar al resto a replantearse el modo de enfrentar nuevos retos.

Dentro de este círculo existen 3 partes que integran la totalidad de este concepto:

  • ¿Por qué?
  • ¿Cómo?
  • ¿Qué?

El “Por qué”. Lo primero que hay que conocer de nosotros mismo o de nuestro producto, para luego poder transmitirle a la gente, es el “por qué”, tenemos que saber por qué necesitan nuestro producto/servicio, que necesidades satisface, cuál es la razón de ser del producto/servicio que se ofrecemos y luego saber transmitir de un punto de vista pasional para conectar con los clientes potenciales.

El “Cómo”. Es la forma de conectar con el cliente, marcar la hoja de ruta a seguir y estrategias oportunas para llegar a nuestros objetivos. En esta parte se debe recalcar las ventajas competitivas de los productos/servicios que se están ofreciendo, enganchar la atención e interés, explicando de qué manera funciona y de qué formas el usuario puede interactuar y beneficiarse de los productos/servicios.

El “Qué”. Con el conocimiento de las necesidades del cliente es posible diseñar un producto/servicio adecuado al público objetivo o target. Al final se le presenta el producto con sus características técnicas al cliente.

La diferencia a la hora de orientar el negocio de esta manera radica en el orden en el cual atacamos estos 3 factores, usualmente las empresas primero mencionan el “Qué” por que es lo más simple, presentan el producto/servicio con cifras y características técnicas con ciertas ventajas para que el consumidor consuma el producto, esto es, de cierta manera, una “exhibición” de un “pavo real” para seducir, pero no garantizar el éxito.

Si lo hacemos de adentro hacia afuera, estaremos apelando al sistema límbico del ser humano, es decir, a los sentimientos. No confiarán en el producto/servicio simplemente por las características propias, sino que comprarán por que se sentirán identificados con la marca, seguirán la cultura de la marca y la harán propia.

Trabajar de esta manera genera una mayor lealtad en el consumidor, por que no está comprando un producto/servicio, sino una idea, un estilo de vida, una experiencia, lo cual hace que la marca forme parte de su vida.

Pero voy más allá, en este planteamiento nos estamos olvidando de la semilla, del germen que hará crecer nuestro producto/servicio. El germen es el “Qué”, “qué” sabemos hacer mejor que nadie, “qué” sabemos fabricar.

En mi opinión antes de comenzar ninguna empresa es necesario recorrer iterativamente en un par de ocasiones el círculo. Y propongo dos formas:

 

Qué -> Por qué -> Cómo -> Qué

Imagen

 Qué -> Cómo -> Por qué -> Cómo -> Qué

Imagen

 

Partir de una idea y antes de lanzar el producto/servicio a que se choque con la cruda realidad, es muy conveniente y recomendable testear que la idea es buena y puede se aceptada, remodelándola tantas veces y dándole la forma justa como el alfarero crea jarrones.

 @guercano

Anuncios
Tagged with: , ,
Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sígueme en Twitter (@guercano)
Calendario
diciembre 2013
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
A %d blogueros les gusta esto: