Crea el hábito de aprender constantemente.

La diversidad de conocimientos nos ayuda en la resolución de problemas, la creatividad y a la inteligencia en general. La analogía de decisiones es un núcleo en nuestra creatividad, es relativamente fácil de tomar el conocimiento de un dominio y aplicarlo a otro dominio.

 

Egolandseduccion

Imagen: http://www.egolandseduccion.com

Lo que debemos hacer es abrazar la idea y crear el hábito de aumentar la diversidad del conocimiento personal y ampliar los conocimientos fuera de las zonas típicas. El problema es que muchos leen libros y realizan cursos sobre muy diversos temas, pero una manera caótica.
Generalmente queremos cambiar nuestros comportamientos para crear nuevos hábitos, pero sólo nos centramos en cambiar nuestras acciones. Para crear un hábito debemos pensar de manera más sistemática acerca de los comportamientos que estamos tratando de cambiar, sólo por hacer la misma cosa una y otra vez no se convierte en un hábito. Mientras que la repetición es un componente necesario para la creación del hábito, no es suficiente para crear uno. Un verdadero hábito debe ser automático. Un verdadero hábito se produce sin utilizar la fuerza de voluntad.
Lo que olvidamos es que para crear hábitos que también necesitábamos abordar el desencadentante y la recompensa, las dos cosas que, respectivamente, preceden y siguen a una acción habitual. El desencadentante y la recompensa son los que definen un hábito y lo convierten en automático. Sin ellos una acción es sólo una acción. Un verdadero hábito sucede automáticamente, en un nivel subconsciente. Es un sentimiento, no un pensamiento.
Por otro lado, los dominios que debemos experimentar son aquellos que siempre quisimos aprender, pero no teníamos tiempo. Es muy difícil predecir qué analogías pueden ser generadas a partir de dominios desconocidos; es difícil predecir las ideas exactas que van a generar en el final deseado, pero sin duda alguna existirá.
Cuando estás cansado, estresado, hambriento, borracho, distraído, con resaca, enojado, o cualquier otra cosa que te lleva lejos de su rutina normal, cualquier acción que requiera fuerza de voluntad será ignorada más rápidamente. Los hábitos automáticos son su única posibilidad de quedarse con algo a largo plazo.
Si hay una acción que haces regularmente, pero todavía se siente como que tiene que forzarse a hacerla, entonces no es un hábito. Si desea que se realice de verdad, es mejor que encontrar una manera para que sea un hábito. Del mismo modo hay que encontrar dominios que resulten atractivos para cada uno.
Un año es un buen marco de tiempo para centrarse en algo. Dominios pequeños demandan menos tiempo, pero los dominios más grandes son difíciles de alcanzar en 2-3 meses. La norma dice que no existen soluciones rápidas. Puedes leer un libro o dos sobre un tema y tener un poco de aire fresco en la cabeza, pero no es suficiente con sólo rascar la superficie.
Para motivarnos en nuestros propositos de crear el hábito de aprender nuevos dominios podemos aplicar algunas lecciones y estrategias de algunos de los más  grandes generales de guerra, desde Napoleón a Alejandro Magno, lograron que sus tropas llegarán al éxito. Podemos utilizar estas mismas tácticas para elevar la moral y maximizar la productividad propia.

  • Primero debemos comprometernos a aprender nuevos dominios por placer, no obligación. Napoleón Bonaparte era un general brillante que entendió la dinámica para liderar un grupo grande a la victoria. Napoleón dijo una vez: “La moral es a lo físico como tres es a uno”. Es más fácil motivarnos a nosotros mismos que a un ejercito.
  • Establece objetivos de aprendizajes, una razón, una causa. Cuando Oliver Cromwell fue nombrado coronel comenzó a reclutar a soldados que eran inexpertos, pero compartían su fervor por la religión puritana. Unidos en torno a una causa santa superó a su anterior caballería de soldados entrenados por un amplio margen
  • Mantente ocupado, en movimiento. Napoleón impulsó a sus tropas a la acción. Cuando los soldados están a la defensiva, esperando para reaccionar ante el próximo ataque, sus espíritus son más bajos y se vuelven complacientes o ansioso. Algo similar sucede con las personas ociosas, que no se mueve por iniciativa hacia adelante.
  • Dedica tiempo a descansar mentalmente, no todo es trabajo, mantén un equilibrio. El general Aníbal de Cartago entretuvo a sus hombres con las batallas de gladiadores.
  • El camino no tiene que recorrerse en soledad. Construye un grupo de trabajo. La compañia ayuda a crear el hábito de asitir a las sesiones de trabajo. Las tropas del general George Washington sufrieron penurias durante un duro invierno; muchos de sus soldados murieron, sin embargo, los que sobrevivieron consideraron que demostraron a sí mismos que nada les impediría ganar la guerra contra los británicos.

Dejando al lado los símiles bélicos, lo cierto es que somos nosotros mismos los que nos tenemos que comprometer con la causa, desarrollar los hábitos y generar nuevos dominios de conocimiento de forma regular.

Fuentes:
(http://fdra.blogspot.com.es/2014/08/guerra-lecciones-de-grandes-generales.html)
http://www.targetprocess.com/blog/2014/08/learn-new-domain-every-year.html
http://summertomato.com/when-is-a-habit-not-a-habit/

Anuncios
Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sígueme en Twitter (@guercano)
Calendario
agosto 2014
L M X J V S D
« Feb   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
A %d blogueros les gusta esto: