La Ley de Joy

La Ley de Joy establece que los más inteligentes terminan trabajando para otros (que por lo general suelen ser menos inteligentes) creándose así un cuello de botella de eficiencia.

La razón de que esto ocurra es algo tan contraintuitivo que las empresas no contratan a los mejores, sino a los que lo parecen. Esto ocurre básicamente ya que los filtros para contratar no son idóneos, ni posiblemente puedan serlo jamás. El caso más comun es que las empresas no disponen del tiempo necesario para evaluar a un candidato el suficiente número de horas para descubrir su potencial. Por ello las empresas no pueden aspirar nunca a contratar a los mejores o más inteligentes así que suelen apostar por candidatos erróneos (las más de las veces) resulta improductivo económicamente.

Por poner un ejemplo. Apple contrata a los candidatos con experiencia en la rama de negocio, sobre todo si esa experiencia está avalada por titulaciones que pertenezcan a buenas universidades. Siguiendo con esta política de contratación Steve Jobs, posiblemente, jamás sería contratado por Apple.

Tagged with: ,
Publicado en Excelencia Operacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Sígueme en Twitter (@guercano)
Calendario
enero 2018
L M X J V S D
« Dic   Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
A %d blogueros les gusta esto: